Viernes Santo

Viernes Santo

Viernes Santo - Historia

El Viernes Santo conmemora la Muerte de Cristo en la Cruz. Ya en las páginas del Nuevo Testamento se manifiesta que la devoción es muy antigua. La misa inicia alrededor de las tres de la tarde, hora en que según los evangelios fue la crucifixión. Este día es conmovedor y doloroso para los fieles, pero a la vez de esperanza porque anuncia la próxima resurrección de Jesús. Él invita a pensar en los propios pecados, en la compasión hacia el prójimo y la renovación de la Fe. Durante el Viernes Santo los fieles participan del dolor y sacrificio del Cuerpo y Sangre de Jesús en la Cruz. Pero este día también evoca el amor y el perdón de Cristo ante las mayores crueldades. El Viernes, junto con el Jueves y el Sábado de la Semana Santa, conforma el Triduo Pascual (los tres días en que la misa conmemora la pasión de Jesucristo).

Viernes Santo - Datos  y Frases Célebres

  • Este día la misa conmemora el sacrificio de Cristo de una manera parca: El altar queda desnudo, el sagrario vacío, el presbiterio sin flores ni ornamentos de ninguna clase. Es el día en que la iglesia presenta un aspecto extremadamente austero. Nada distrae nuestra atención del altar y la cruz. La Iglesia permanece vigilante junto a la cruz del Señor.
  • Este día se adora la Cruz, en la que Cristo se pronunció siete veces. Desde allí él enseñó a sus fieles, que aun a pesar de los azotes y las deshonras de sus verdugos, su respuesta, desde el amor, es pedir el perdón de los que no saben lo que hacen. Que aun cuando siente por un momento que su Padre lo abandona no pierde en ningún momento la fe, y se entrega a su misión misericordiosa:
    Padre: Perdónalos porque no saben lo que hacen (Lucas 23, 24).
    Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23, 43).
    Mujer, ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu Madre (Juan 19, 26-27).
    Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Marcos 15, 34).
    ¡Tengo sed! (Juan 19, 28).
    Todo está consumado (Juan 19, 30).
    Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu
    (Lucas 23, 46).
  • Todos errábamos como ovejas, cada uno por su lado, y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes. Maltratado, aguantaba, no abría la boca; como cordero llevado al matadero, como oveja muda ante el esquilador, no abría la boca. Sin arresto, sin proceso, lo quitaron de en medio, ¿quién meditó en su destino? Lo arrancaron de la tierra de los vivos, por los pecados de mi pueblo lo hirieron. Le dieron sepultura con los malvados y una tumba con los malhechores, aunque no había cometido crímenes ni hubo engaño en su boca. Por los trabajos soportados verá la luz, se saciará de saber; mi siervo inocente rehabilitará a todos porque cargó con sus crímenes (Isaías 53, 6-9;11).
  • A media tarde Jesús gritó con voz potente:  - Elí, Elí, lema sabactani, o sea: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Algunos de los presentes, al oírlo, comentaban:  - Está llamando a Elías. Enseguida uno de ellos corrió, tomó una esponja empapada en vinagre y con una caña le dio a beber. Los demás dijeron:  - Espera, a ver si viene Elías a salvarlo. Jesús, lanzando un nuevo grito, entregó su espíritu. El velo del templo se rasgó en dos de arriba abajo, la tierra tembló, las piedras se partieron, los sepulcros se abrieron y muchos cadáveres de santos resucitaron. Y, cuando él resucitó, salieron de los sepulcros y se aparecieron a muchos en la Ciudad Santa. Al ver el terremoto y lo que sucedía, el centurión y la tropa que custodiaban a Jesús decían muy espantados:  - Realmente éste era Hijo de Dios (Mateo 26, 46-54).
  • Si hablamos de Jesucristo como Dios, no podemos decir de él que es el representante de una idea de Dios, la cual posee las características de la omnisciencia y la omnipotencia (¡no hay tal cosa como una naturaleza divina abstracta!); más bien, se debe hablar de su debilidad, su pesebre, su cruz. Este hombre no es un Dios abstracto (…) Sin embargo, tenemos que decir de este humillado… "Este es Dios". Él no manifiesta ninguna de sus propiedades divinas en su muerte. Al contrario, vemos a un hombre dudar de Dios mientras muere. Pero de este hombre afirmamos, "Este es Dios"  - Dietrich Bonhoeffer, Berlín-Alemania, 1933. Pastor luterano, teólogo, mártir de la resistencia al nazismo.

Viernes Santo - Eventos Importantes y Cosas Para Hacer

  • El Viacrucis (de adultos e infantiles) es una de las tradiciones más sentidas de la Semana Santa. Se reviven los 14 momentos de la pasión y muerte de Jesús. Se hace en forma de procesión. Participan penitentes y fieles.
  • Se acostumbra hacer el recorrido de los 7 templos, aunque en algunas localidades el Jueves Santo. En cada templo se rememora la pasión de Jesús narrada en 7 episodios a partir de la Última Cena (donde la séptima corresponde al viacrucis).
  • En varias localidades se organiza la Procesión del Cristo Muerto (o Santo entierro del Señor en Costa Rica), tiene la característica de ser un recorrido de mucha oración, en silencio y con vestimentas color morado (que simboliza el luto). En Lima (Perú) el Cristo Muerto se coloca sobre una cama de algodón. Al finalizar se reparte el algodón bendecido, que posteriormente los fieles usan para acomodar la cuna del Niño Jesús en el pesebre navideño; o para la curación de algún enfermo.
  • En El Salvador (Sonsonate, Cojutepeque, Chalchuapa) se hacen vistosas alfombras de flores a lo largo de los recorridos de las procesiones. En Guatemala (capital, Antigua y Quetzaltenango), es similar pero las alfombras son previamente elaboradas con tejidos especiales y muy coloridos igualmente.
  • Este día se recomienda el ayuno, siempre que no afecte la salud de ninguna persona, y en general no se puede comer carne. En Bolivia existe la tradición de los 12 platos, que es la preparación de comidas típicas sin carne.

Viernes Santo - Referencias y Sitios Relacionados

Viernes Santo
Semana Santa en America

Derechos de Autor 2002-2018 © Sapro Systems LLC • Sobre nosotros Política de Privacidad Términos de Licencia Correcciones & Sugerencias

spacer